Infusión de Menta

La infusión de menta es preciada por sus propiedades para la salud, por su sabor característico y por lo fácil que es de cultivar. Es hora de que descubras lo fácil que es preparar un té con menta.

El Sabor Refrescante de la Menta

La menta se usa como complemento en una gran variedad de infusiones, por lo que a veces se olvida que también es espectacular si se usa como ingrediente principal.

No sólo su sabor es muy refrescante, también lo es su aroma, por lo que una infusión de menta estimula casi todos los sentidos.

Existe una gran variedad de tipos de menta, pero esta receta es igual de válida para todas.

Hierbabuena o Menta

La principal diferencia entre la menta y la hierbabuena está en su aroma. La menta tiene un aroma más intenso que la hierbabuena.

Sin embargo, la hierbabuena contiene más mentol, por lo que su sabor suele ser más prolongado.

Aunque tienen propiedades distintas, la menta es útil para despejar las vías respiratorias, mientras que la hierbabuena es mejor para el estómago, se suelen usar indistintamente.

Para no complicarte innecesariamente, usa la variedad de menta que tengas a mano.

RELACIONADO: Cómo hacer té moruno

Preguntas Frecuentes

Qué Necesitas

Ingredientes

– Menta

Si bien puedes usar menta seca o bolsitas de té, ninguna opción se acerca a lo buena que está una infusión de menta fresca.

Aplastar ligeramente las hojas de menta fresca las hará liberar todo su aroma y sabor.

– Miel

Para nosotros, la miel es el edulcorante que mejor combina con la menta, pero puedes usar cualquier otro, o no usar ninguno, depende de ti. Si no estás seguro de cuánto usar, empieza echando muy poco, pruébalo, y si no te convence, añade un poco más hasta que el sabor sea el adecuado.

– Agua filtrada

Salvo que el agua corriente de tu grifo sea muy buena, la mejor opción suele ser usar agua filtrada. Para resolver tus dudas, tenemos una guía muy útil sobre el agua para hacer té. También te ayudamos a elegir el mejor sistema para filtrar el agua.

Pruébalo con

Miel de manuka

Equipamiento

Únete a la lista de correo

No te pierdas las cosas chulas que te mandamos al email y consigue la guía para llevar una vida más saludable.

Cómo Hacer Infusión de Menta

Prepar caliente

PASO 1: Preparar las hojas.

La menta fresca requiere una ligera preparación previa. Simplemente tienes que moler un poco las hojas para liberar todo su aroma y sabor.

Un mortero es la herramienta más eficaz, pero puedes hacer con una cuchara sin problemas.

PASO 2: Calentar el agua.

La menta desarrolla mejor su sabor si se infusiona en agua caliente y no hirviendo.

La temperatura ideal son 90°C. Para conseguir la temperatura perfecta, usa un hervidor eléctrico con regulador de temperatura , una herramienta imprescindible para todo amante del té.

Si no dispones de un hervidor ni un termómetro, hierve el agua y espera un par de minutos antes de verterla en la tetera.

Para no estropear esta infusión, usa agua de calidad, como el agua filtrada.

PASO 3: Introducir la menta fresca y esperar 5 minutos.

El tiempo de infusión para el té de menta fresca va de 5 a 10 minutos, dependiendo del tipo de hojas y de tus gustos. 

Cuanto más tiempo infusiones las hojas, más fuerte será su sabor.

Cubre la tetera para que no se pierda el calor ni las propiedades beneficiosas durante la infusión.

La clave está en probar el sabor de la infusión a los 5 minutos. Si no te convence, repite cada minuto hasta que encuentres el punto perfecto.

PASO 4: Retirar la menta y añadir la miel.

Las hojas de menta suelen retirarse con facilidad por lo que no es necesario ni colador ni un infusor.

Agrega la miel mientras el agua está aún caliente, para que se disuelva mejor.

La miel aporta un tono dorado y una dulzura y suavidad que combina muy bien con la frescura de la menta.

PASO 5: Remover, servir y disfrutar.

Remueve para asegurar que la miel se haya disuelto del todo y sirve en una taza.

Respira su aroma y disfruta.

infusión de menta y miel fría

Preparar fría

PASO 1: Preparar la infusión caliente

Para hacer el té de menta helado, empieza por prepararlo caliente. La menta no se debe preparar con agua fría, ya que no desarrollará bien el sabor ni recibirás todos sus beneficios.

PASO 2: Dejar que enfríe.

Deja que el té se enfríe a temperatura ambiente y entonces añade los cubitos de hielo. 

PASO 3: Servir en un vaso con cubitos de hielo.

Añade una rodaja de limón para darle un toque personal

Infusión de Menta

Miguel Medina
Imprimir Pin Puntuar
Una receta super simple y refrescante de menta para tomar tanto caliente como fría. Puedes usar tu variedad favorita, como menta poleo, piperita o hierbabuena.
5 de 1 voto
Tiempo de preparación 2 min
Tiempo de cocción 5 min
Tiempo total 7 min
Raciones: 1 persona
Calorías: 60 kcal

Ingredientes
  

  • 1 puñado hojas de menta fresca
  • 1 cda miel
  • 250 ml agua

Instrucciones
 

  • Preparar las hojas de menta.
  • Calentar el agua.
  • Introducir la menta fresca y esperar 5 minutos.
  • Retirar la menta y añadir la miel.
  • Remover, servir y disfrutar.

Notas

Para hacer Infusión de Menta Fría

 
PASO 1: Preparar la infusión caliente
PASO 2: Dejar que enfríe.
PASO 3: Servir en un vaso con cubitos de hielo.
Añade una rodaja de limón para darle un toque personal

Nutrición

Calorías: 60kcal
¿Has preparado esta receta?Menciona a @monkites usando el hashtag #monkites
Plato: Bebidas
Cocina: Española
Keyword: bebida refrescante, hierbabuena, infusión de menta, menta piperita, menta poleo, receta fácil, recetas
Miguel Medina

Miguel Medina

Un eterno aprendiz de la vida. Mi objetivo es que disfrutes preparando bebidas deliciosas de forma fácil y sencilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora la Receta




Recibe cosas chulas en el correo

¡ÚNETE AL CLUB!

Además, podrás descargar las guías rápidas para hacer té de forma fácil.