Cómo Hacer Café Correctamente con la Prensa Francesa

La prensa francesa es una de las formas más comunes de preparar café y aún así la mayoría de la gente no la usa adecuadamente. Siguiendo estos consejos, conseguirás hacer un gran café de manera consistente. Para aprovechar todo su potencial, sigue leyendo.

Por Qué Usar la Prensa Francesa

A Favor

  • Es muy muy fácil hacer café con la prensa francesa.
  • Sirve para preparar café caliente, frío y también la puedes usar para preparar tés e infusiones.
  • Además, es la mejor alternativa casera para hacer espuma de leche si no tienes una máquina de espresso o un espumador eléctrico.

En contra

  • Si lo preparas de la forma tradicional, suele quedar sedimento en el fondo de la taza, y eso a mucha gente no le hace gracia.
  • Si bien puedes jugar con el tiempo de infusión, el café se prepara siempre de la misma forma y no tienes mucho margen para mejorar.
  • Aunque es muy fácil de preparar café en la prensa francesa, tiene su truco, y puede ser algo complicado preparar la taza perfecta.

Principios Básicos

Para preparar un café delicioso con una prensa francesa necesitas seguir los mismos principios básicos que con cualquier otro tipo de método de preparación. Estos incluyen:

  1. Agua: El agua debe ser limpia, fresca y blanda. La opción ideal es usar agua filtrada, pero puedes usar el mismo agua que bebas habitualmente.
  2. Café: Como es lógico, para conseguir una buena taza de café necesitas un café delicioso. Fresco y recién molido para la mejor experiencia.
  3. Tipo de molienda: Aunque generalmente se recomienda una molienda gruesa para la prensa francesa, nosotros te recomendamos usar una molienda media. Un poco más gruesa si lo vas a preparar frío, pero por lo general más bien tirando a media.
  4. Receta: Para conseguir una taza de calidad necesitas un temporizador y una báscula. Si la báscula es especial para café, tendrá su propio temporizador incorporado. Esto es muy útil, ya que si te sale una buena taza, la báscula te permite repetir el proceso exactamente igual. Si te sale una mala taza, una báscula te permite saber que cambias para mejorar.

En cuanto a la proporción, el punto de partida está en unos 60-70 gr de café por cada litro de agua. Cómo lo prefieres depende de ti.

  • Para un café más fuerte, usa 17,5 gr de café por cada 250 ml de agua.
  • Si lo prefieres más suave, 15g por cada 250 ml de agua.

Qué Necesitas

Pruébalo con

Prensa francesa de borosilicato resistente al calor.

Únete a la lista de correo

No te pierdas las cosas chulas que te mandamos al email y consigue la guía para llevar una vida más saludable.

Cómo Hacer Café en la Prensa Francesa

Método Estándar

PASO 1: Pesar los granos de café, del agua y ponerla a hervir.

Recomendamos usar entre 60 y 70 gr de café por cada litro de agua. El tipo de tueste y el tamaño de la molienda influye en el sabor, por lo que si no lo tienes muy claro, empieza por 60. Es importante usar una báscula.

Instrumentos necesarios para preparar café con una prensa francesa

PASO 2: Moler el café con un grosor medio (similar al azúcar granulada).

Por lo general, lo lógico es pensar que mientras más tiempo vaya a estar el café en contacto con el agua, más grueso debe serel molido. Sin embargo, y después de hacer muchas pruebas, moler un poco más fino da mejores resultados.

De todas formas, empieza por una molienda media-gruesa y si el café tiene un sabor ácido, muele más fino. Si por el contrario tiene un sabor amargo, muele más grueso,

molienda media de café

PASO 3: Verter el café en la prensa francesa y colocar ambos en la báscula.

Coloca la báscula a cero para medir con exactitud el agua que necesitas.

PASO 4: Con la báscula a cero, iniciar el temporizador y verter el agua caliente sobre el café.

Vierte el agua con un movimiento circular para asegurar que todo el café se remoje.

Añadir un poco más de agua ayudará a reducir el sedimento que llega a la taza.

PASO 5: Dejar reposar durante 4 minutos. Luego, romper la corteza que queda en la parte superior.

Para una taza más limpia, retira la espuma que quede en la superficie con una cuchara.

Prensa francesa llena de café.

PASO 6: Presionar suavemente el émbolo hasta el final. Verter lentamente el café para limitar el sedimento que llegue a la taza.

Si hay demasiada resistencia al presionar, es que la molienda es demasiado fina. Si por el contrario no hay suficiente resistencia, la molienda es demasiado gruesa.

Vertiendo el café en una taza.

Cold Brew

Con la prensa francesa también puedes preparar café frío muy fácilmente siguiendo estos pasos.

PASO 1: Añadir 15 gramos de café a la prensa francesa (una molienda media).

 Déjalo en la nevera por la noche. 

PASO 2: Verter más de 250 ml de agua a temperatura ambiente y remover.

Hasta empapar todo el café.

PASO 3: Poner la tapa sin empujar hacia abajo y dejar reposar durante al menos 10 horas.

En la nevera necesita más tiempo de infusión que a temperatura ambiente

PASO 4: Por la mañana, empujar suavemente el émbolo hacia abajo y tu taza estará lista.

Consejos

  • Recomendamos decantar el café antes lo antes posible ya que mientras más tiempo esté en un recipiente junto al café molido, más sabor extraerá. Y no quieres un café amargo.
  • Muele el café justo antes de prepararlo para el mejor resultado.
  • No creo que haga falta decirlo, pero nunca uses café torrefacto.
  • Para evitar una sobre extracción de los aceites de los granos de café, espera un poco cuando hiervas el agua antes de verterla en la prensa.
Miguel Medina
Miguel Medina
Un eterno aprendiz de la vida. Mi objetivo es que disfrutes preparando bebidas deliciosas de forma fácil y sencilla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Recibe cosas chulas en el correo

¡ÚNETE AL CLUB!

Además, podrás descargar las guías rápidas para hacer té de forma fácil.